Tres generaciones, dos pasajes de mano. Pasión por las motos y por la empresa son las vocaciones de la familia Malossi.

MALOSSI, la marca con 82 años de historia.

Nuestra historia comienza en 1930 cuando Armando Malossi funda en Bolonia la Cicli e Moto Malossi, empresa dirigida a la construcción de ciclomotores y a la reparación de motos. Por cuanto difíciles fueran los años, ni el terremoto, ni un metro de nieve ni la crisis económica del ’29, sirvió para apagar el entusiasmo de Armando. Remonta a esos año el matrimonio con la señorita Laura Casona, coronado su amor con el nacimiento de su hijo mayor, Ugo. El marco histórico no era seguramente de los mejores: la guerra de España, la guerra Africana, las sanciones y luego, en 1940, el comienzo de la segunda Guerra Mundial y los bombardeos que de allí a poco, habrían empezado a golpear la ciudad de Bolonia. En 1943 una bomba arrasa el laboratorio de Armando y rende inhabitable su vivienda. Lejos de desanimarse, Armando recoje las herramientas que no fueron destruidas en la explosión y transfirió su actividad en un pequeño local a las afueras de la ciudad. La situación general se hacía cada vez más crítica y la actividad de Armando se encontró de frente a un mundo trastornado por la guerra. A circular eran solo unas pocas bicicletas, los recambios eran introvables, los neumáticos podían ser comprados sólo en el mercado negro, todos los autos y las motos que todavía funcionaban habían sido requisite y entregadas al ejército y, como si no bastara, no se encontraba ni siquiera el combustible.

En la primavera de 1945, un mes antes que terminara la guerra, nace su segundo hijo, Sandro. El impulso a la reconstrucción y la esperanza que se respira en Europa, da nueva vida y nuevos estímulos a la empresa. La vida vuelve lentamente a la normalidad. Practicamente se repara de todo, se construyen bicicletas y también algún ciclomotor, se restauran las motos militares, los residuos bélicos y las viejas motos que han sobrevivido a la requisa porque fueron ocultadas en las bodegas y en los graneros. La industria de las motocicletas de a poco vuelve a despegar y hacen su aparición los primeros ciclomotores a fuerza impulsora auxiliar. Entre las numerosas marcas presentes, como no recordar el Mosquito della Garelli y el Cucciolo de la Ducati. Ni hablar de la moto Guzzi, de la Gilera y de la Benelli, marcas históricas italianas, y de todas las otras grandes marcas europeas que resurgen en estos años. En ese período de estrecheces económicas, inimaginables para quien vive en la prosperidad de nuestros tiempos, los precios de las motocicletas estaban fuera del alcance de la gente. Esta circunstancia llevó Armando, lleno de pasión y de espíritu de iniciativa, a comprar dos motos Guzzi 500 y una Lambretta para alquilarlas.

¿Cómo llegamos tan lejos?

NUESTRA HISTORIA

Ugo Malossi – Presidente

Ugo Malossi
Ugo Malossi PRESIDENTE

Ugo Malossi, es el autor de la revolución que ha hecho de la Malossi la empresa que es hoy. A temprana edad motivado por la pasión por los motores que alberga desde niño, pone una condición al padre: abandonar cualquier otra actividad para dedicarse exclusivamente a las motos al punto que dejo los estudios para acompañar el padre en su actividad. Armando no se opuso, aun teniendo varias dudas sobre el buen resultado de esta maniobra. Tan pronto como comenzaron a aparecer los primeros ciclomotores y dejando campo libre a la creatividad y el espíritu de iniciativa que lo caracterizan, y estimulado por el fervor constructivo que impregnaba la ciudad de Bolonia donde estaban naciendo empresas que fabricaban ciclomotores y motos ligeras, e Italia se iba llenando de Vespas y Lambrettas, Ugo construyo una moto ligera 75cc para un amigo y una 125cc para el mismo. Se trataba de dos prototipos integrales a partir del chasis. En 1957 Ugo compro la Mar S.r.l., una empresa que se ocupaba de la asistencia de los carburadores Dell’Orto, y la convirtió en la Casa del Carburador añadiendo a la actividad de la Mar S.r.l., su verdadera pasión: la fabricacion de motores de dos y cuatro tiempos. En esos años, Ugo comenzó a producir una línea de equipos de alimentación para motos elaboradas y racing, destinados a ciclomotores, motos ligeras y scooter, y una serie de grupos térmicos para las más importantes maximotos europeas y japonesas. Se trataba de instalaciones construidas con carburadores Dell’Orto, completos de conductos de aspiración, conductos de ventilación, mandos y todo lo necesario para el montaje; estudiados y calibrados de manera específica para cada marcha. Su pasión se refleja en un enorme trabajo, tanto es así que las calibraciones propuestas, todavía presentes en los archivos de Malossi, fueron más de un millar, para no hablar de los cientos y cientos de componentes creados para ensamblar los grupos destinados a las maximotos a dos, tres, cuatro y seis cilindros. Una parte de estos equipos fueron empleados en las carreras de Endurance que se celebraban en todo el mundo y un centenar fue creado específicamente para el modelo de MV 4 cilindros de serie transformado directamente por los técnicos del departamento Carreras de la MV Augusta. En 1959 Ugo puso a punto una Ducati 125cc de serie con la cual ,el motociclista principiante Piero Cava en la carrera cuesta arriba de Bolonia San Luca, se calificó segundo a muy pocos segundos del primero y adelante del resto del equipo oficial de la Ducati.
Entretanto, las condiciones económicas de Italia y Europa cambiaban sensiblemente. Se hablaba de un milagro económico, las actividades en todos los campos económicos estaban en plena ebullición y las estrecheces de la guerra eran ya cosa del pasado. Había cambiado también el modo en el que la población del viejo continente se acercaba a los medios de transporte: el interés por las motos había disminuido a favor del coche que, de repente se encontraba a ser el medio de transporte más codiciado, tanto es así que los autos utilitarios invadieron Italia. Ugo entendió que había llegado el momento de rever su trabajo y alargar la actividad a los coches, realizando asistencia y venta de carburadores de todas las marcas. Cuando la Dell’Orto creo la línea de carburadores para autos con los que equipó coches Alfa Romeo y Lancia, no se dejó pasar la oportunidad de comercializar y producir equipos especiales, completos de tomas de aire y colectores, para coches elaborados y racing y no dejo de lado los carburadores industriales. En 1962 Ugo se casó con Maria Bolognesi y en el 1965 fue padre de su primogénito, Andrea y en el 1968 de Alessandra. De la nueva generación Malossi hablaremos más adelante. En el ‘69 la economía del país seguía creciendo, pero los problemas no faltaban. La contaminación por emisiones de gases del tubo de escape de los coches había alcanzado niveles demasiado altos y se estaban considerando medidas para volverlos dentro los límites aceptables. Se hablaba de nuevas normativas sobre la circulación vial y las nuevas reglas para las fábricas que se encontraban en los centros históricos y en sus proximidades. Ugo pensó, entonces, de adelantarse a los tiempos y de crear una nueva empresa: nació así el proyecto C.D.C. Se trataba de comprar un terreno y construir un innovador taller para ofrecer servicios para los carburadores de los coches y edificar una pequeña fábrica en la cual poder transferir las nuevas instalaciones para el diagnóstico de los motores y la calibración de los carburadores.

Sandro Malossi
Sandro MalossiResponsable Marketing y Manifestaciones deportivas

SANDRO MALOSSI – Responsable Marketing y Manifestaciones deportivas

En 1969 Sandro, el hermano de Ugo, se casó con Dina Covotta que en 1983 dio a luz el primogénito Riccardo. En el ’75 una vez terminados los estudios, Sandro, entrará a formar parte de la dirección de la empresa y asumirá el rol de Responsable Comercial y la Dirección del desarrollo informático de la empresa. Entretanto, la Casa del Carburador se consolida, se traslada en la nueva sede de Bolonia, en la calle Zanardi nr. 29, siendo una empresa más grande y moderna aumenta el personal y aumentan considerablemente el volumen de negocios, adquiriendo un número importante de nuevos clientes extranjeros. De acuerdo con el proyecto de descentralización de las industrias, adquiere una nave industrial de dos mil metros cuadrados de superficie en Calderara di Reno en donde la C.D.C comenzó a producir piezas para carburadores y moldes diseñados por sus nuevos técnicos. En 1978 la C.D.C produce el primer kit de transformación para motores en caja de montaje. Se trata de un kit dedicado al ciclomotor japonés Yamaha TY 50cc formado por un grupo térmico, sistema de alimentación, sistema de escape e instrucciones de montaje. Es un éxito! En el primer año de producción las ventas ascendieron a 8.500 piezas! El cambio esta cumplido. El éxito del primer grupo de transformación deja entrever a Ugo la posibilidad de iniciar un nueva linea de producción. La demanda del mercado aumenta: nacen a decenas los kit para ciclomotores franceses, japoneses e italianos, siguiendo los kit para las Vespas y para los 125cc japoneses e italianos. Los modelos producidos superan ya el centenar. El volumen de negocios ha aumentado y los volúmenes de las mercancías en movimiento son mayores, por lo que no se puede postergar más la modernización: es necesario adquirir nuevos espacios, dar a la empresa una clasificacion más industrial, dejar a la C.D.C la mecánica y transforma la actividad comercial de la Casa del Carburador en una empresa de producción propia con una marca fuerte. En 1983 se transfiere a Calderara di Reno, cambia la razón social en MALOSSI S.R.L. e incorpora la oficina técnica, el departamento de experimentacion y la sala de prueba de los motores.

Andrea Malossi
Andrea MalossiResponsable de la Investigación y el desarrollo

Andrea Malossi-Responsable de la Investigación y el desarrollo

El primogénito de Ugo, Andrea, entrará a formar parte del Consejo de Administración y se une al padre en la Dirección Técnica y Experimental. La Malossi S.R.L. abandona el mantenimiento de los carburadores para coches y motos y la venta de kit y de carburadores para automóviles manteniendo sólo las instalaciones de carburadores de moto y principalmente los relacionados con los kit de transformación. Tomando así la que será la dirección de todas las actividades futuras de la empresa. Mientras tanto está tomando forma el aspecto deportivo de la actividad de los Malossi, inducido casi naturalmente, dal tipo de producto. Después del primer kit para la Yamaha 50cc, un ciclomotor innovador desde el punto de vista estético y técnico, fue el turno de los destinados a los ciclomotores automáticos Peugeot y MBK, con los cuales por varios años en Italia, y sobre todo en Francia, han participado a verdaderos Trofeos marca libres. Después fue el turno de los motores completos de competición para ciclomotores Peugeot y MBK y, por último, un ciclomotor completo 50cc elaborado según una precisa fórmula económica denominada MVR, íntegramente MALOSSI. Después llegó el turno al carburador 13/13 para el ciclomotor Piaggio Ciao, trabajado a mano por Malossi y luego producido en serie por Dell’Orto. Al carburador siguieron el cilindro, el cigüeñal, el cárter y por último, si bien no menos importante, el motor Malossi para aplicar a los ciclomotores Piaggio Ciao, Bravo, Boxer, Si, etc. Antes de llegar a los ciclomotores automáticos que actualmente dominan el escenario de las carreras, estuvieron las carreras de las Vespa, obviamente las Special, las ET3 125cc incrementadas y equipadas con los kit Malossi. ¿Cómo no recordar las grandes retos y los éxitos de la Malossi en el kartodromo y al motor Show de Bolonia, con la serie de los cilindros CVF patentados?, todavía hoy en producción y en continua actualización. En 1988 se toma en cuenta todo el parque Piaggio desde la 50cc a la Vespa 200cc PX y comienza la producción de la innovadora instalación de alimentación integral en láminas al cilindro hasta los 125cc y al cárter para todas las Vespas desde los 50cc hasta los 200cc. Al mismo tiempo se empieza a invertir en recursos para apoyar eventos de ciclomotores y motocicletas en el que se utilizan componentes especiales de marca Malossi tanto en Italia como en Francia. Se trata de Trofeos organizados y gestionados por Sandro Malossi en persona. Con el tiempo la zona geográfica se amplía y se organizan trofeos también en Grecia, en Inglaterra, en España y en Alemania con los nuevos ciclomotores automáticos que dominan la escena internacional. En Italia, mientras tanto, con los ciclomotores de 50cc incrementados a 70cc, se disputa en los autódromos un verdadero G.P., el Trofeo nacional Scooter, creado como un Trofeo abierto y por años dominado por Malossi.

Alessandra Malossi
Alessandra MalossiResponsable Comercial

ALESSANDRA MALOSSI – Responsable Comercial

En la actualidad, Alessandra es la Responsable Comercial de la empresa familiar.
Dio sus primeros pasos en la empresa cuando, aún adolescente, durante las vacaciones de verano trabajaba en el sector de almacén para familiarizarse con los productos Malossi y con la línea de entrega de pedidos. Tras obtener una Licenciatura en Economía y Comercio y con todo el entusiasmo que la caracteriza, comenzó a trabajar en la empresa a tiempo completo, ocupándose de la comercialización de los productos de la empresa en Italia y en todo el mundo. Desde sus primeros pasos en la empresa, Alessandra ha querido dar un toque femenino a una línea de productos que, en su mayor parte, son utilizados por los hombres, que se apasionan con ellos como niños jugando al mecánico.
Con el transcurso de los años, Alessandra se ha ocupado de perfeccionar los aspectos que, de manera superficial, podrían parecer innecesarios, convencida de que un producto de calidad debe ser cuidado en los mínimos detalles y no sólo en su parte mecánica. Siempre hay mucho que hacer para organizar una empresa que realiza un seguimiento del producto desde la selección de las materias primas hasta su diseño y producción, para garantizar la satisfacción del cliente, que debe recibir el producto Malossi en el plazo más breve posible, en un embalaje adecuado y comunicativo, acompañado de toda la información técnica y comercial necesaria.
Para obtener este resultado, toda la cadena de distribución ha sido informatizada, desde los pedidos, que no sólo involucran a los agentes y los clientes de la red oficial de venta, sino también los clientes privados, que pueden realizar sus pedidos online en los distintos sitios web específicos, malossicommercesystem para la red de venta y malossistore para los clientes privados. Gracias a estos sistemas, el pedido llega a la empresa en tiempo real y viene inmediatamente marcado para el retiro en un almacén que usa los más avanzados sistemas de procesamiento basados en la lectura automática del código a barras.
Dentro de la familia Malossi, Alessandra es la persona que debe transmitir al público mundial el complejo trabajo que se esconde detrás de cada producto, respaldado por la publicidad y la gráfica que acompañan la distribución de toda la gama Malossi que incluye dentro de su famosa marca de colores alegres, los productos Racing MHR, los amortiguadores RS24, los lubricantes 7.1., la indumentaria y los dispositivos Malossi Griffe, hasta los novedosos cascos Malossi de reciente fabricación.
Ni siquiera el compromiso que implica ser madre de los gemelos Francesca y Martino ha logrado alejar a Alessandra de su ambiente de trabajo y de su misión: hacer cada vez más atractiva la marca Malossi para que continúe convocando a todas las personas que, en cada lugar del mundo, comparten la pasión por nuestros productos. Esta pasión no conoce fronteras, como se puede observar, ya que en los últimos años nuestro mercado exterior ha alcanzado picos del 60% del volumen de la facturación global de la empresa. Los usuarios de productos Malossi se encuentran distribuidos en los dos hemisferios opuestos, el asiático y el norteamericano, pero se concentran en lo que sigue siendo la cuenca de usuarios más consistente, el continente europeo. Lo que ha cambiado en el mundo no es la notoriedad de la marca, sino el tipo de vehículo en el que se instalan los productos Malossi.

Riccardo-Malossi
Riccardo Malossi – Responsable de Comunicaciones Trofeos Malossi

RICCARDO MALOSSI – Responsable de Comunicaciones Trofeos Malossi

Riccardo Malossi  entró en Race Service, la sociedad que gestiona los Trofeos Malossi, con el puesto muy preciso de Responsable de la promoción de la imagen Malossi en el sector de eventos deportivos.
Además de las esporádicas apariciones amateur iniciales, que se remontan a los años 50, la marca Malossi puede presumir de ser una organización que no tiene parangón en la industria de todo el mundo. Desde hace más de treinta años cubre a la perfección todo el territorio nacional con cinco Trofeos marca Malossi para motos de 50cc a 600cc, a la que se suma el Trofeo de la Copa Yamaha R125 para motos de 125/180cc donde Malossi, en calidad de promotor técnico oficial, proporciona el kit completo necesario para los participantes. En los últimos cinco años también se disputa un trofeo francés para marca Malossi de 80cc y un trofeo de 125cc para Yamaha. Por un período de cinco años, paralelamente a la ininterrumpida actividad en la competición de velocidad, Malossi ha creado y gestionado un Trofeo para ciclomotores de Cross abierto, ejerciendo un dominio absoluto. También en esta especialidad, los técnicos de Malossi han demostrado su insuperable capacidad de elaborar soluciones técnicas al límite.

Nel 2000 la C.D.C. acquista a Calderara di Reno un capannone di oltre 3.000 mq, e, dopo averlo completamente ristrutturato, vi si trasferisce con un piano preciso: cambiare la ragione sociale in Malossi Engineering Srl e mettere in atto tutti i cambiamenti necessari per diventare una moderna azienda di produzione, dotata di un laboratorio metrologico e di uno metallografico, di treMalossi Engineering  sale prova, di un reparto di sperimentazione, di un ufficio tecnico, di un’attrezzatura all’avanguardia dagli stampi alle quattro isole robotizzate per la produzione dei variatori, dai centri di lavoro orizzontale ai torni da barra a tre torrette e alla fresa Hermle per attrezzeria. E’ un balzo in avanti di entità epocale: una crescita esponenziale che porta la metratura da 350 a 3.200 mq, un’attrezzatura nuova fiammante e una tecnologia all’avanguardia per coronare un’esperienza aziendale di oltre 50 anni.

Nel 2005 la Malossi Srl diventa Spa e lascia la sede di via Bastia per trasferirsi nel nuovissimo capannone di via Roma 118/I, Malossi Via Romacostruito in ossequio alle più avanzate norme per la sicurezza e il risparmio energetico. Lo spazio a disposizione è notevole e gestito in modo logisticamente ineccepibile, le merci sono movimentate in modo programmato, il magazzino è dotato di scaffalature per lo stivaggio pesante alte 13 metri, di carrelli speciali per lo stoccaggio e il ripristino del picking, di armadi a piani traslanti per la gestione dei prodotti in confezione singola, di carrelli commissionatori per l’evasione degli ordini, di linee di confezionamento semiautomatiche e robotizzate, il tutto gestito e controllato da un sistema informatico che sovrintende la commessa con un sistema a doppio controllo, a partire dall’ordine del cliente fino alla spedizione della merce.

Nel 2010 sul nuovo stabilimento appena ultimato è stato installato un impianto fotovoltaico di 3.500 kw in grado di fornire una copertura del 76% del fabbisogno totale delle due aziende. Il 30 giugno 2012 la Malossi Spa incorpora per fusione la Malossi Engineering Srl. La nuova azienda si trova, quindi, a racchiudere in sé tutte le potenzialità sviluppate in 50 anni di lavoro ininterrotto, dalla progettazione e produzione interna certificata, a un’organizzazione commerciale che, non solo esporta in sessanta nazioni, ma è anche dotata di un sistema di e-commerce di proprietà in grado di operare in tutti i continenti.

oggi2

Nel 2008, in previsione dell’incorporazione dell’Engineering, nei 28.000 mq di terreno su cui sorge lo stabilimento di Via Roma 118/I, è stato costruito un ulteriore stabilimento di 4.500 mq con annessa una palazzina per gli uffici e un locale di 2.000 mq dedicati al carico e scarico delle merci. E’ previsto un ulteriore ampliamento per il trasferimento in toto delle attività della ex Engineering.oggi1

In questo breve excursus abbiamo delineato i punti salienti del percorso compiuto da una famiglia che fa impresa da ottantaquattro anni, superando difficoltà di ogni genere, e che oggi è pienamente consapevole che non tutti si potranno salvare dal cataclisma che sta sconvolgendo l’intero sistema economico mondiale. La direzione Malossi, come sempre, è determinata più che mai ed è pronta alla sfida con il futuro. Uno staff giovane e ben preparato, dotato di sistemi informatici d’avanguardia ai massimi livelli,  una strategia votata all’innovazione e al perfezionamento e una fede incrollabile nell’alta qualità di un prodotto calibrato per il mercato globalizzato che guarda oltre l’Europa, sono gli assi nella manica di quest’azienda che ha fatto del made in Italy e della qualità la sua bandiera.